La disrupción está presente en nuestra vida, desde la televisión que vemos, hasta los taxis en los que nos subimos o en la forma en la que pagamos. Por definición, disrupción significa algo que rompe o interrumpe bruscamente un evento, actividad o proceso y se ha convertido en una palabra clave para productos, servicios o Marketing que redefinen sectores enteros.

La disrupción no es solo para las marcas “unicornio”. No todas pueden sobrepasar los límites como lo hacen Alibaba o Airbnb, pero eso no significa que las marcas consolidadas no puedan desafiar las normas y el sentido común de su propia marca o categoría. La disrupción puede lograrse en cualquier momento del Marketing Mix, pero en su afán por diferenciarse, las marcas pueden correr el riesgo de excederse si no lo hacen bien. Fracasos como la vergonzosa campaña de Pepsi con Kendall Jenner o la más reciente #SpyCops de Lush en UK son ejemplos.

Nuestras investigaciones demuestran que un aspecto fundamental para realizar una disrupción exitosa es, precisamente, la autenticidad. Mientras que los intentos de disrupción forzados, solo simbólicos o mal planteados, pueden perjudicar a tu marca, una disrupción efectiva puede fluir de forma totalmente natural a partir de un posicionamiento de marca claro.

El éxito depende de que comprendas qué posicionamiento tiene la gente de tu marca y cómo las hace sentir, y luego usar esa comprensión para disrumpir de manera fiel a los valores de tu marca.

¿Cómo pueden diferenciarse las marcas y disrumpir de forma auténtica?

Hay 3 posibles vías para lograr una disrupción auténtica. Comencemos identificando las maneras más adecuadas para la disrupción de tu marca.

1. Ve a contracorriente

2. Elige tu momento

3. Adopta una posición

Para saber más, rellena el siguiente formulario y descárgate la publicación "Auténtico y Disruptivo":