Según Connected Car, el estudio de Kantar TNS que explora las actitudes y comportamientos de los automovilistas en relación al coche conectado, un 37% de los automovilistas hace uso del servicio deasistente de navegación de su vehículo, considerando a aquellos automovilistas que además de contar con este servicio en el coche lo utilizan. Esta cifra está en línea con la media europea (40%) pero muy por debajo del dato de China, país especialmente sobresaliente en su actitud frente a la conectividad (65% cuenta con asistente de navegación en su vehículo y hace uso activo de él).

Muy inferior es la penetración activa en nuestro país por las opciones de “infotainment” en el coche (redes sociales, música y vídeo en streaming): solo un 17% de los automovilistas españoles tiene disponible y usa este tipo de servicios, superando aun así la penetración de la media europea (13%).

El estudio Connected Car de Kantar TNS muestra cómo, a pesar de los esfuerzos e inversión de las marcas de automoción, la tecnología se percibe como un extra opcional y no como parte “de serie” en el vehículo. Esto pone de manifiesto la falta de conocimiento de los beneficios que la tecnología y la conectividad pueden jugar en el rendimiento, seguridad y la experiencia de conducción. De hecho, 6 de cada 10 automovilistas españoles que incorporaron estos servicios en el momento de la compra o bien no planean o bien no están seguros de renovarlos en el futuro.

 

De manera global, los propietarios de coches de gama premium están liderando la adopción de los servicios de conectividad, siendo el colectivo más dispuesto a pagar por este tipo de opciones. Por ejemplo, en el caso de los sistemas de navegación, la cifra de automovilistas dispuestos a pagar por ellos asciende hasta el 80% cuando hablamos con los propietarios españoles de vehículos premium.

Para más información sobre Connected Car, haz clic aquí