El 44% de los conductores españoles considera que las distracciones son la principal causa de accidentes con víctimas en nuestro país. Esta es una de las principales conclusiones que se desprende de la segunda edición del informe del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA sobre 'Conocimiento y percepción de la Seguridad Vial', elaborado en colaboración con Kantar TNS a través de más de 3.000 encuestas.

Hay muchas actividades que suponen una distracción que son realizadas por un elevado porcentaje de conductores. Es el caso por ejemplo de escuchar música o la radio con un volumen alto. Aunque un 57% de los conductores opina que puede aturdir, distraer e incluso limitar la percepción auditiva, 7 de cada 10 conductores españoles reconocen que escuchan música alta mientras conducen.

También se considera una distracción el uso del manos libres del teléfono (un 79% cree que distrae de la conducción) pero un 53% reconoce utilizarlo (muy a menudo o de vez en cuando).

Continuando con el uso del móvil, una de las actividades que genera una alta distracción, más de uno de cada 10 conductores realiza actividades relacionadas con dicho dispositivo: 16% leer mensajes, 13% escribir mensajes y 13% hablar por teléfono sin el manos libres.

A pesar de que parece que, en general, los españoles creen que la concienciación ha aumentado, el porcentaje de conductores españoles que considera que su percepción de peligro al conducir ha crecido en la última década es similar al de los que piensan que se ha mantenido igual (45%).

De hecho, cuando abordamos actividades de riesgo en concreto, no todas tienen la misma percepción de peligrosidad y las diferencias se acrecientan cuando nos fijamos en los colectivos más jóvenes:

  • Existe un primer nivel de actividades de riesgo en las que la percepción de peligrosidad es muy alta. Más de 9 de cada 10 conductores consideran de riesgo (suma de bastante o muy peligroso) no ponerse casco en la moto (98%), no usar el cinturón en el coche (96%), saltarse un ceda el paso (91%) y no mantener la distancia de seguridad (92%). También es considerada de alto riesgo saltarse un stop (98% lo percibe así), donde un 84% de conductores lo califica más concretamente de “muy peligroso”. Sin embargo, esta cifra baja de manera preocupante al 66% entre los jóvenes de 18 y 24 años y al 76% entre los 25 y los 34 años.
  • En un segundo nivel encontramos actividades de riesgo en las que la percepción de peligrosidad es algo menor, como conducir por encima de los límites de velocidad (88%) o adelantar por la derecha (86%). En el caso concreto del exceso de velocidad, a pesar de que un 42% de los españoles considera que es la principal causa de los accidentes con víctimas, solo un 53% lo califica de “muy peligroso” y esta cifra baja hasta el 43% entre los jóvenes de 18 a 24 años. Además, existen creencias erróneas en torno a la velocidad máxima permitida y su significado. Aunque un 47% es consciente de que hay que adaptar la velocidad al tipo de vía, vehículo y conductor dentro de los límites establecidos, un 39% de los conductores considera que mantener la velocidad máxima legal permitida minimiza el riesgo de accidentes y un 13% afirma erróneamente que lo recomendable es circular un 10% por debajo del límite máximo.
  • En un tercer nivel aparecen actividades de riesgo con baja percepción de peligrosidad entre los conductores, como saltarse un semáforo en ámbar. A pesar de su peligrosidad, solo el 67% de los conductores españoles lo considera “de riesgo” y en concreto solo un 23% habla de que es “muy peligroso”. Por el contrario, y de manera muy preocupante, la mitad de los jóvenes de entre 18 y 24 años dice que es nada o algo peligroso. Algo similar ocurre con conducir más de dos horas sin realizar descansos. Se trata de una conducta considerada de riesgo (bastante o muy peligrosa) por el 58% de los conductores españoles, y en concreto muy peligrosa por el 15% de los conductores españoles y solo el 7% de los jóvenes 18-24. De hecho, aunque un mayoritario 70% reconoce realizar descansos cada dos horas en los trayectos largos, un 27% solo realiza paradas cuando lo piden los pasajeros o están muy cansados.

Descarga aquí la infografía completa

 

Sobre el Centro de Estudios Ponle Freno-AXA de Seguridad Vial

Es un proyecto que nace en mayo de 2013, un año después de la entrada de la aseguradora AXA como socio estratégico de Ponle Freno. Desde su creación, entre otras acciones, ha publicado una decena de informes sobre siniestralidad y hábitos de conducción, y ha lanzado diversas campañas de concienciación. Su trabajo tiene como objetivo analizar y aportar información sobre las causas de los siniestros y ofrecer recomendaciones que ayuden a reducirlos, como se indica en el Manifiesto Ponle Freno, “2020 Cero Víctimas”.